El término

Castellano/Valenciano

El término

En época medieval y moderna el término de Xàbia no tenía la gran extensión que ahora ocupa. Las continuadas reivindicaciones y litigios planteados desde Xàbia a la vecina ciudad de Dénia no consiguieron ensanchar los viejos límites fijados en la partición de 1397. Habrá que esperar hasta la Concordia del año 1737 para que las amplias y ricas partidas de la Vall de Sant Bertomeu, y las antiguas alquerías de Tarraula y Lluca, fueran incluidas dentro del término de Xàbia, que pasó así de los aproximadamente 41 kilómetros cuadrados, a los 62 km², aproximadamente. Después de esto quedaba pendiente todavía el conflicto por la pertenencia de la Plana, que fue resuelto definitivamente el año 1848, momento en que el término adquirió la fisonomía actual, con una superficie de 68,3 kilómetros cuadrados.

La mayoría de la población de Xàbia vivía de la agricultura. La documentación señorial muestra una estructura de la propiedad dividida entre las tierras alodiales o francas, con propiedad plena de los poseedores, y aquellas regidas por el sistema enfitéutico, en el que el señor mantiene la propiedad de la tierra pero el dominio útil queda en manos del agricultor . En el primer caso, parece que estos propietarios eran mayoritariamente vecinos de Xàbia, mientras que los enfiteutas eran sobre todo moriscos de Gata, Pedreguer y otros pueblos vecinos. La expulsión de la población morisca en 1609 provocó el retorno de aquellas tierras enfitéuticas a manos del marqués, que al hacer los nuevos asentamientos favoreció sobre todo, a las familias acomodadas de Xàbia y personas cercanas al poder.

El parcelario agrícola presentaba una cierta diversidad, aunque las parcelas de mayor extensión solían corresponder a los secanos de menor calidad. Sin embargo, más del 50% de las fincas tenían una superficie entre 12 y 50 hanegadas, el 22,1% entre 1 y 12 hanegadas, y el 22,7% entre 50 y 200 hanegadas. Sólo tres de las ciento sesenta y tres parcelas contabilizadas superaban las 200 hanegadas.

Dominaban los cultivos mediterráneos de secano, predominando los cereales (trigo, cebada, etc), pero con una presencia cada vez más importante de la vid, luego, cupando una superficie menor, los almendros, higueras, algarrobos y olivos. En conjunto, podemos hablar de una agricultura de subsistencia que permitía sin embargo, la comercialización de una parte de la producción (almendra y pasa).

English

English text here

Unless otherwise stated, the content of this page is licensed under Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License